LA PROCESIONARIA DEL PINO

El contacto de la procesionaria con el perro se considera como una de las urgencias veterinarias más comunes en los meses de Febrero a Mayo en las zonas donde abundan los pinos. Esta oruga debe su nombre de «procesionaria» a que se desplaza en grupo de forma alineada a modo de procesión, se pueden observar también los nidos en forma de bolsas blancas en las ramas de los pinos.

CICLO DE VIDA DE LA PROCESIONARIA

Nidos de procesionaria en los pinos.

Durante el verano, la mariposa de la procesionaria, pone los huevos sobre las agujas del pino, y aproximadamente al mes, salen las larvas que empiezan a alimentarse y a construir sus nidos. Al llegar el invierno construyen el verdadero nido. Cuando llega la primavera, o finalizando el invierno, las orugas descienden en fila al suelo, buscando un lugar donde enterrarse para formar la crisálida. Esta época del año es la más peligrosa para nuestras mascotas, pues las filas de orugas llaman mucho la atención y los perros suelen ir a olisquear, las orugas tienen unos pelos urticantes que al contacto con la piel de la mascota producen una reacción alérgica. En el mes de junio, las crisálidas eclosionan dando lugar a las mariposas adultas.

SINTOMAS

Foto: revista Ateuves

Los síntomas más característicos que produce esta intoxicación son, excitación, hipersalivación, mucho dolor, prurito facial, inflamación edematosa de labios y cavidad bucal (lengua hinchada) e incluso inflamación de la cabeza en general y a veces vómitos. La lengua o la parte de la boca que entra en contacto con la oruga, suele necrosarse, es decir que el tejido se muere, cambiando de color, pasa del amarillo-verdoso al negruzco y lo más normal es que termine cayéndose el trozo de piel o de lengua necrosado. En los casos más graves se ve afectada la laringe, faringe e incluso el estómago.

TRATAMIENTO

Si crees que tu perro se ha puesto en contacto con una oruga y ves algún síntoma extraño acude rápidamente al veterinario. Es una URGENCIA. La primera medida antes de acudir al veterinario incluso, es lavar muy bien la zona afectada con agua tibia a la que añadiremos vinagre o limón. Lavar siempre sin frotar la zona.


PREVENCIÓN

En primavera, evitar que los perros paseen en parques o zonas donde se observen pinares con nidos o hileras de procesionarias.