Cuando adoptas un gatito la primera vez, y sobre todo si es el primer gato que tienes en casa, pueden surgir muchas dudas de cuáles son las necesidades básicas que tiene un gato.

Hablaremos de cuales son las necesidades básicas en cuanto a higiene y alimentación, pero también de lo que un gato necesita para estar cómodo y sentirse » gato» en su hogar. Los gatos son territoriales y marcan su territorio de diferentes maneras, frotandose contra los objetos, marcando con las uñas y en algunas ocasiones orinando en vertical. Necesitan por tanto rascar, esta es una necesidad básica y si no le proporcionamos un rascador adecuado, arañará lo primero que le parezca, como el sofá o una silla, las cortinas, la alfombra, etc.

Los gatos necesitan lugares elevados para descansar o simplemente para observar las cosas desde lo alto. Es necesario proporcionarle lugares donde se sienta cómodo. Si el gato no tiene acceso al exterior es fundmental que estos lugares para el descanso estén cerca de una ventana para que puedan entretenerse mirando al exterior. ¡ Pero cuidado al llegar el verano, si abrimos las ventanas pueden caerse!. Tambíen necesitan tener juguetes adecuados para su desarrollo y evitar el aburrimiento y el estrés.


Necesidades de eliminación (bandeja de la arena): 

Los gatos, sobre todo los que viven en el interior de casa necesitan una bandeja con arena para hacer sus necesidades, es fundamental que sea grande para que el gato pueda dar vueltas y tapar sus necesidades.

Una buena bandeja debe tener los bordes bajos y ser amplia para que el gato pueda escarbar

Situación de la bandeja:

  • Debe estar lejos de la comida y la bebida, preferiblemente en habitaciones distintas
  • No ha de estar en áreas concurridas (bloquear el campo de visión)
  • No molestar al gato mientras utiliza la bandeja
  • Lejos de electrodomésticos y ruidos
  • En casas de más de una planta, se ha de poner una bandeja en cada una.

consejos para una bandeja perfecta

Limpieza de la bandeja: Hay que retirar las heces a diario y cambiar la arena al menos una vez por semana. En casa donde hay mas de un gato, es posible que el cambio de la arena tenga que ser más amenudo.

Para la limpieza es mejor no utilizar ni lejía ni amoniaco, es mejor utlizar detergentes enzimáticos, como el Kalia o Sanytol.

La bandeja hay que cambiarla todos los años porque el plástico retiene olores con el tiempo.

Tipo de arena: mejor utilizar arena no perfumada, y preferiblemente aglomerante porque es más fácil de limpiar. Tiene que haber la cantidad suficiente de arena para poder escarbar y tapar las heces.

Forma y tamaño de la bandeja: Bordes bajos, sobretodo al principio cuando son más jóvenes, si los bordes son muy altos a veces se ponen en el borde y defecan fuera de la bandeja. Preferiblemente la bandeja NO tapada, las bandejas cubiertas suelen tener mala ventilación y acumulan más olores. Ha de tener el tamaño suficiente como para que puedan dar vueltas (lo ideal una vez y media el largo del animal).

En casas donde hay mas de un gato, se ha poner más de una bandeja y distribuirlas en función de los grupos sociales. Si sólo hay dos gatos y la bandeja es lo suficientemente grande puede ser suficiente que haya solo una pero lo ideal sería tener al menos dos bandejas o incluso tres.

Necesidades de alimentación:

En casas donde conviven más de un gato, es necesario tener varios comederos y en distintos lugares. Incluso aunque solo haya un gato es mejor poner mas de un comedero, pues a los gatos les gusta ir en busca de la comida, esto evita el aburrimiento y favorece el ejercicio. Lo ideal es utilizar un comedero interactivo donde el gato tenga que ejercitar sus habilidades para obtener la comida.

En cuanto al tipo de alimentación debe combinarse la dieta seca con la húmeda y acostumbrar al gato desde pequeñito a distintos sabores y texturas.

Necesidades de Agua: 

Los gatos tienen tendencia a beber poco lo que se asocia con problemas renales y urinarios, por lo que debemos fomentar que beba. Para ello, podemos poner varios recipientes con agua en distintos lugares de la casa y también utilizar » fuentes de agua» para gatos, pues algunos gatos les gusta beber del agua fresca recién salida del grifo.

Tipo de recipiente para el agua: es preferible que sea de acero inoxidable, vidrio o cerámica pues son más sencillos de limpiar. Los recipientes de plástico han de limpiarse a menudo y pueden quedarse restos de jabones u otros residuos. Estos recipientes de plástico suelen estar relacionados con alergias de contacto, así pues mejor evitarlos.

Tamaño del recipiente y cantidad de agua: el diámetro del bebedero ha de ser grande, porque no les gusta que los bigotes toquen los extremos.
Les gusta que el recipiente este lleno hasta el borde. Raramente beben si no es así, ya que deben meter la cabeza en el cuenco y no les gusta. El agua se ha de cambiar diariamente e incluso dos veces al día si se utilizan bebederos convencionales, si utilizamos fuentes de agua, ésto no será necesario, pero si se ha de limpiar el recipiente y los conductos a menudo para evitar contaminación o exceso de cal.

Lo ideal es tener separados el recipiente del agua del de la comida, e incluso si ponemos alimento húmedo poner éste en un recipiente diferente del utilizado para el alimento seco. NO utilizar nunca recpientes donde estan juntos el bebedero y el comedero.

Necesidades para el Juego:

No sólo los gatitos pequeños necesitan jugar, todos los gatos necesitan y deben jugar toda su vida. Debemos fomentar ese juego utilizando juguetes adecuados y no utilizar las manos.

En los gatos, es mejor jugar por la noche, pues es cuando están más activos. Lo ideal es jugar por espacios cortos de tiempo, por ejemplo durante 5 minutos, parar el juego y volver a repetir.

Hay que utilizar juguetes adecuados, los gatos son cazadores y su juego se basa en cazar la presa, por tanto hay que fomentar ese juego utilizando juguetes que se muevan y que puedan atrapar. Podemos utilizar desde una simple bola de papel o pelota, un ratón que se mueva, el típico palito que lleva colgada una pluma, cintas o cualquier juguete interactivo.
El objetivo es que jueguen y no lo hagan con nuestras manos, pues pueden hacernos daños y se fomenta la agresividad por juego.
Los juguetes ha de ser objetos móviles que puedan coger con la boca y pesen poco. No es recomendable utilizar el láser para jugar, porque puede crear frustración en el gato, es un objeto móvil al que no pueden dar caza, así pues, mejor evitarlo.
No deben tener acceso constante a todos sus juguetes. Debemos ir guardando y alternando juguetes.

Los juguetes que contienen “catnip” (hierba desecada) suelen resultar muy llamativos pero no se ha de abusar de ellos.

Sabemos que a los gatos les gusta mirar por la ventana y subirse a lugares elevados

Necesidades de Descanso/ Acicalamiento/ Ocultamiento:

El gato necesita un espacio adaptado a sus necesidades. Debemos colocar las mantas o colchones en lugares tranquilos y preferiblemente elevados.
Los lugares de descanso deben estar en un sitio tranquilo, que no sea de paso, y ha de ser un lugar cómodo, pues el gato pasará parte de su tiempo durmiendo o acicalándose en ese lugar. El acicalamiento en el gato es fundamental, pues así mantienen limpio su pelaje. Cuando hay más de un gato en casa, si se llevan bien, se aciclarán mutuamente, esto fomenta la buena relación entre los gatos.

El lugar de descanso ha de estar separado de la bandeja de eliminación, también en un lugar diferente donde el animal come o tiene el agua.

Lo ideal es tener varios lugares para que el gato pueda descansar y que al menos uno de ellos esté cerca de una ventana para poder ver el exterior, sobre todo en gatos que no tienen acceso a un jardín o patio.
También se les ha de proporcionar lugares donde ocultarse. Depende del caracter del gato, es posible que si tenemos visitas o convive con más gatos puede necesitar un lugar donde esconderse y evitar así cualquier conflicto.

Rascadores

El material puede variar de duro (tronco) a blando, de vertical a horizontal, de áspero a suave cada gato debe elegir que más le guste. Lo ideal es ir probando con diferentes materiales hasta encontrar el adecuado.

Deben ser rígidos y que no se muevan. Generalmente un gato después de una buena siesta necesita estirarse y en ese momento es cuando suelen utilizar el rascador, por tanto debemos ponerlo en lugares cercanos a los sitios de descanso. El rascador ha de tener una base estable, si se mueve, seguro que no lo utilizará y hemos de tener en cuenta si le gusta rascar en horizontal o en vertical o en ambos.

Lo ideal es que tengan más de un rascador y que sea de diferente tipo de material, puede ser tela, loneta, cuerda, madera, etc. Hay que investigar que tipo de material les gusta y facilitárselo. A veces una simple caja de cartón puede llegar a suplir la función del rascador pero lo más habitual es que eligan el sofá de casa, para que esto no ocurra hemos de estimular a nuestro gato a utilizar el rascador, jugando con el gato y el rascador y utilizando feromonas para evitar el rascado en otros lugares.