Los miedos o fobias a ruidos fuertes afectan negativamente al bienestar de tu perro. El miedo es una respuesta natural del animal ante algo desconocido, pero cuando se convierte en fobia puede ser perjudicial para tu mascota.

fobia ruidos