Algunos alimentos perfectamente adecuados para las personas pueden ser  peligrosos si los ingieren nuestras mascotas.

Uvas y pasas

Una dosis de 32g/Kg. (gramos por kilo de masa corporal) de uvas maduras y 11-30g/Kg. de uvas pasas puede provocar un fallo renal agudo en nuestra mascota a las 48 horas de haber comido esta fruta.

Cafeína

La cafeína se encuentra en los granos de café y en el café líquido así como en el té, bebidas energéticas o píldoras dietéticas. Si bien unos lametazos de café no envenenarán a muchas mascotas, la ingestión de cantidades moderadas de granos de café, bolsas de té o algunas píldoras pueden resultar fatales para nuestros animales de compañía.

Al poco tiempo de ingerir la cafeína, las mascotas manifiestan hiperactividad, agitación, vómitos, taquicardia, temblores, hipertermia, pueden llegar a tener convulsiones, desmayos e incluso entrar en coma.

Chocolate

El chocolate, además de contener cafeína, posee teobromina y un elevado contenido en grasas. Las formas más tóxicas para las mascotas son el cacao en polvo y las tabletas de chocolate para cocinar: un perro de 10 Kg. puede verse seriamente afectado si ingiere 60g de chocolate en polvo o la mitad de una tableta de chocolate de 250g. Esto significa que lamer una buena cantidad de helado de chocolate o de un pastel ya puede poner en peligro la vida de nuestra mascota, sobretodo si es de raza pequeña.

El elevado contenido en grasas del chocolate tiene efectos negativos sobre los animales de compañía, ya que puede producir pancreatitis.

Xilitol

El xilitol es una sustancia que se utiliza como sustituto del azúcar para endulzar productos como chicles, golosinas o alimentos de repostería. En cantidades no tóxicas también se puede encontrar en ciertos preparados orales para la limpieza bucal de los perros, ya que por otro lado, combate la placa dental.

El primer síntoma de intoxicación suele ser el vómito, seguido a los 30-60 minutos por hipoglucemia, y veremos al animal más dormido, caminado incordinado (ataxia) y temblores. En los casos mas graves puede dar lugar a un fallo hepático que puede ser fatal.

Pescado Crudo

Nunca hay que ofrecer pescado crudo de forma habitual a las mascotas, ya que entraña cierto peligro. Por un lado existe la posibilidad de que el pescado contengan algún parásito que afecte a nuestra mascota y, por otro , algunos pescados como la carpa o el arenque contienen una enzima denominada tiaminasa que destruye la tiamina o vitamina B1. Por lo tanto, si hay que añadir pescado a la dieta del animal siempre ha de estar bien cocinado y en pequeñas cantidades.

Cebolla y ajo

Los perros por lo general toleran bajas dosis de cebolla y ajo sin que muestren ningún signo de intoxicación; ésta se produce si ingieren de una sola vez grandes cantidades, como cebollas enteras o recipientes de ajo en polvo, o bien si tragan comidas con pequeñas canidades de estas sustancias de forma repetida. Los gatos son algo más sensibles a la toxicidad que los perros.

Ambos vegetales contienen tiosulfato, que destruye los glóbulos rojos y produce anemia. En un principio, los animales afectados tienen gastroenteritis con vómitos y diarrea, no muestran interés por la comida y se empiezan a debilitar. La orina es de color rojo oscuro porque contiene restos de sangre.

Grasas

A las mascotas les encantan los alimentos ricos en grasas y los pueden recibir como premios o robar de las sobras que quedan en la mesa. La patología mas grave que puede provocar un exceso de alimentos con grasas es la pancreatitis. Esto es especialmente relevante en animales con predisposición racial a padecer esta grave enfermedad, como son los Caniche toy, Cocker spaniels, y Schnauzer miniatura.

Nueces de Macadamia

Aunque no se sabe exactamente que es lo que causa su toxicidad, la ingestión de seis nueces de Macadamia puede provocar un envenenamiento grave. En algunos animales es necesario el consumo de 40 nueces para producir los mismos síntomas, que son dolor abdominal agudo, vómitos, encías pálidas, dificultad para caminar temblores y debilidad o parálisis de los cuartos traseros.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas, así como los alimentos que contienen alcohol, tienen los mismos efectos sobre el hígado y el cerebro de las mascotas que en los seres humanos: vómitos, diarreas, dificultad para respirar, problemas de coordinación e incluso coma. Además se ha de tener en cuenta que cuanto más pequeño es el perro más grande es el efecto del alcohol. Hay que evitar totalmente estos productos.

Otros alimentos potencialmente peligrosos.

  • Huesos: los huesos, así como las espinas de pescado pueden producir laceraciones en el aparato digestivo y también obstrucción del intestino.
  • Setas: hay que tener cuidado con las setas ya que pueden formar parte de otros alimentos preparados. En las mascotas pueden dañar el hígado y el riñón, así como otros órganos.
  • Nueces: estos frutos secos pueden contener sustancias (fósforo) que causen falta de coordinación, vómitos o excesiva salivación.
  • Leche: la leche o los alimentos que contienen lácteos pueden producir en los animales adultos, diarreas u otros problemas gastrointestinales, ya que su intestino no contine lactasa, una enzima que degrada la proteína de la leche. Por lo tanto hay que limitar el aporte de este producto.
  • Aguacate: la pulpa del aguacate no es tóxica para las mascotas, pero la cáscara y el hueso sí puede provocar serios problemas.

Bueno para comer

No todos los alimentos para humanos son perjudiciales para los animales de compañía.

He aquí algunos que se pueden ofrecer sin ningún problema: rodajas de manzana, plátanos, sandias, guisantes, calabacín, zanahorias o lechuga. Es importante ofrecerle los alimentos limpios sin semillas hojas o ramitas. Las rodajas de patata cocida también se pueden comer pero no así de patata cruda.

Una golosina natural que se puede elaborar fácilmente en casa y que, además de gustar, proporcionará a nuestra mascota un rato divertido, son los cubitos de caldo de pollo congelado.