EL CUIDADO DE LAS UÑAS EN EL PERRO

Como regla general las uñas se han de cortar cuando éstas toquen el suelo al caminar, excepto para los dedos internos o espolones.

Revise las uñas de su perro de vez en cuando y si no se atreve a cortarlas usted mismo acuda a su veterinario o a su peluquería canina habitual.

Sólo se ha de cortar el extremo de la uña, sin llegar a la parte vascularizada, para evitar el dolor y la posible hemorragia. En perros de uñas claras es muy fácil distinguir donde está dicha zona, pero en perros de uñas negras u oscuras esta parte no es visible y por tanto lo mejor es que el corte de uñas lo realice un profesional.

Se ha de utilizar un cortador de uñas adecuado para perros.

Los espolones o uñas de los dedos internos suelen ser los que más crecen porque no están sometidos al desgaste al caminar y por tanto son éstos los que más habitualmente se han de cortar, si no es así, pueden crecer hasta clavarse en la zona de la almohadilla del dedo provocando lesiones, dolor y cojeras.