Si queremos cepillar los dientes a nuestro perro para que éstos se mantengan limpios y sanos, es necesario que le acostumbremos desde pequeñito y siempre muy poco a poco.

El cepillado hay que hacerlo de manera gradual, recompensando al perro para que la experiencia sea positiva. Para nosotros cepillarnos los dientes es algo normal pero para el perro es una experiencia totalmente nueva, por tanto hay que ir despacio,sin forzar al perro y hacer que la experiencia sea agradable.

¿ Qué vamos a necesitar ?

  • PASTA DE DIENTES PARA PERROS. No hemos de utilizar pasta de dientes para personas.
  • CEPILLO DE DIENTES
  • AGUA
  • UN ESPACIO TRANQUILO, con pocas distracciones para el perro
  • Manos limpias
  • PACIENCIA

Vamos a explicaros el proceso paso a paso y por etapas, cada etapa debe durar al menos cinco minutos y debe repetirse durante unos cuantos días antes de pasar a la siguiente etapa. Los días de repetición variarán depediendo de como se adapte el perro a la experiencia, evidentemente los perros más nerviosos o juguetones puede que tarden más que un perro tranquilo o que esté más acostumbrado a la manipulación.

Hay que tener en cuenta que para la mayoria de los perros, tocarles la boca les supone una molestia.

De media, deberiamos repetir cada etapa durante al menos cinco días. Pero como ya hemos dicho cada perro es único y el entrenamiento debe adaptarse a su ritmo. Hay que tener cuidado al introducir los dedos en la boca del perro. NO ES ACONSEJABLE HACERLO EN PERROS AGRESIVOS O CON TENDENCIA A MORDER.

  • ETAPA 1: Introducción al sabor de la pasta de dientes. Hay que lavarse bien las manos y poner un poco de pasta de dientes en el dedo índice, dejar que el perro lama la pasta de dientes del dedo. Repetir el proceso varias veces.
  • ETAPA 2: Acostumbrar al perro al contacto del dedo en la boca. Poner la pasta de dientes en el dedo índice e introducir el dedo suavemente en la boca, deslizar el dedo por la superficie dental y las encías. Repetir varias veces
  • ETAPA 3 : Introducción del cepillo dental para perros, PRIMERO LOS COLMILLOS!!!. Preparar el cepillo con agua y pasta de dientes. Dejar que el perro lama un poco de pasta de dientes del cepillo, tal y como hizo con el dedo, con suavidad sujete el hocico del perro para que deje de lamer la pasta. Empezar a cepillar con suavidad, primero los colmillos; con movimientos verticales y con el cepillo de dientes en ángulo hacia la línea de la encía, llevando el cepillo desde la encía hasta el extremo del diente. En esta etapa evite cepillar los incisivos ya que éstos constituyen la zona más sensible de la boca. Repetir varias veces
  • ETAPA 4: Cepillar los dientes posteriores. Como en la etapa anterior, comenzar cepillando los colmillos con movimientos verticales. Avance suavemente a lo largo de los dientes posteriores con movimientos circulares. No llegue mas allá del punto en el que el perro se sienta cómodo. Cepille los dos lados de la boca. Repeir el proceso varias veces.
  • ETAPA 5 : Cepillar todos los dientes.  Igual que antes, comenzar cepillando los caninos y a continuación los dientes posteriores, y terminar por último con los incisivos.  Sujetar el  hocico para mantener la boca cerrada y con suavidad levante el labio superior , con el indice y el pulgar, rodeando el hocico para descubrir los incisivos. Esta zona es la más sensible y algunos perros pueden estornudar al manipular esta zona.

Productos dentales y alimentación.

Sabemos que el cepillado requiere mucha práctica y paciencia y un compromiso por parte del propietario para llevarlo a cabo.  Lo ideal es cepillar los dientes a diario pero no siempre dispondremos de tiempo por eso hay que marcarse el objetivo de hacerlo al menos dos o tres veces por semana. En el mercado hay numerosos productos que si bien no tienen un efecto tan eficaz como el cepillado, sí ayudan a mantener unos dientes sanos y limpios. Al elegir  un producto dental o un alimento que ayude a eliminar el sarro, hay que mirar en la información del producto los niveles declarados de reducción de placa dental, así como los principios activos que estén ciéntificamente probados su utilización en perros.

A diferencia de los productos para humanos, los geles dentífricos veterinarios tienen ingredientes activos que no basan su acción en un efecto abrasivo de sus componentes, por lo que no hay que realizar un cepillado intenso sino más bien una suave extensión del producto sobre los dientes y las encias, de manera que el producto permanezca el mayor tiempo posible sobre ellas realizando su acción.

Nunca se deben utilizar dentífricos de uso humano ya que el elevado contenido en flúor de éstas puede ser tóxico para el perro provocando dolor abdominal, vómitos y diarrea. Además su sabor y espumosidad no les gusta y les provoca una mala experiencia que hará más dificil acostumbrarlos al cepillado dental.